Ecommerce y última milla: Retos tecnológicos por conquistar

Ecommerce

Para muchos, el mundo como lo conocíamos ha cambiado para siempre. Aunque no podamos estar seguros de esto, lo que sí sabemos es que la realidad para los supermercados en América Latina para los próximos meses se ve muy diferente a lo que muchos habíamos pronosticado. Los cambios en el comportamiento de los consumidores están generando una repriorización en la industria, que necesita apalancarse en la tecnología para romper barreras de distancia física, preocupaciones de bioseguridad, problemas de inventario y coordinación en la logística de última milla.

Ecommerce como primer gran desafío

“Después del desconfinamiento, el ecommerce no ha perdido participación de mercado en ningún país del mundo.''

Estas palabras de Alberto Moriana, VP Sales LATAM de Procter & Gamble, ilustran claramente uno de los cambios que llegó para quedarse. En países como Italia, a cuatro semanas del desconfinamiento, mientras el mercado en general crece al 5%, el online crece al 70%, y esto teniendo en cuenta, que similar al consumidor latinoamericano, los italianos ven la ida al supermercado como una actividad de ocio. Entonces, el mensaje resulta claro: el desconfinamiento no le quita relevancia al canal digital. 

Hace solo unos meses, el canal de ventas online de alimentos en LATAM estaba muy poco desarrollado y se veía como un medio exclusivamente para gente joven y de poder adquisitivo medio-alto. Hoy, no es sólo un medio utilizado por las masas, sino que se ha convertido prácticamente en un requerimiento de un cliente cada vez más educado y exigente.

“Lo que espera el que está usando la plataforma es recibir el producto que se pidió igual como si fuera a la tienda física en precio y tiempos prometidos.”

Súmale a esto la necesidad de asegurar al consumidor que sus productos van a ser manejados cumpliendo todos los protocolos sanitarios y te encuentras con “un gran desafío, porque muchas marcas no están llenando la expectativa,” señala Christian Cieplik, Presidente de la Asociación Latinoamericana de Supermercados.

Estas nuevas expectativas de los clientes nos empujan más allá de desarrollar un canal digital óptimo en ese primer punto de contacto, hacia un enfoque 360, como el de Instaleap, que proporciona la maquinaria logística necesaria para cumplir con la creciente demanda.

Rompiendo la barrera de la última milla 

La última milla, que en algunos casos se conoce como el último metro, o esa “pequeña” distancia que tenemos que recorrer para cumplir el compromiso con nuestros clientes, se ha convertido en un dolor de cabeza para los ejecutivos en la mayoría de industrias. Aunque el crecimiento del ecommerce debe verse como algo bastante positivo, desde la perspectiva logística se tiene que priorizar el uso de la tecnología para responder de manera eficiente a la explosión de la demanda actual.

En Colombia, por ejemplo, observamos métricas que siguen lejos del nivel de eficiencia esperado tanto por los supermercados como por el cliente final: 60% en promedio de utilización de la flota propia y un promedio de entrega de 3 días, con picos de hasta 30 días en eventos especiales. Esto evidencia que por un lado tenemos una última milla saturada con una demanda en niveles sin precedentes y unos supermercados luchando por descubrir cómo crecer más rápido, mientras optimizan su operación logística, y por el otro, un consumidor impaciente y asustado, que busca conveniencia, velocidad y  seguridad, sin hacer concesiones de precio o calidad. En consecuencia, lograr unificar estos dos mundos en una misma operación será la clave para el éxito.

César Becerra, Director de Investigación en Logyca y GS1, resume de gran manera el rol clave de la logística en el proceso de compra online, “parte de la respuesta la tenemos en la línea de batalla en donde queremos seducir a nuestros consumidores, en donde estamos para ellos, pero también está un poco antes, en el proceso logístico que antecede a eso y toda la satisfacción que eso va o no a permitir entre nuestros consumidores.”

Transformarse o sufrir en el intento

La transformación digital, muy avanzada en otras partes del mundo, por fin ha pasado de ser un lujo para las empresas en LATAM y se ha convertido en una necesidad absoluta. La tecnología, desde un punto de vista operacional de ecommerce y logística tiene el potencial de resolver exitosamente tres problemas claves en la realidad actual:

  1. Exigencias del distanciamiento social: experiencias memorables sin necesidad de exposición, no solo con el modelo de entregas a domicilio, sino con otras opciones como recogida en tienda, entregas sin contacto, entre otras.
  2. Agilidad: moverse más rápido que la competencia e iterar constantemente en la oferta de cara al cliente es muy importante para volverse una empresa más competitiva.
  3. Eficiencia: pensando en la crisis económica que se avecina, el foco de muchas empresas estará en encontrar formas de reducir costos y mejorar la productividad de sus recursos.


Adicionalmente, y ciertamente no menos importante, la tecnología va a permitir que a pesar de la disminución en la frecuencia de compra física, los retailers puedan mantener la cercanía con los clientes y construir esas relaciones que definirán de gran manera las preferencias de los compradores del futuro.

Ecommerce y última milla: Retos tecnológicos por conquistar

Para muchos, el mundo como lo conocíamos ha cambiado para siempre. Aunque no podamos estar seguros de esto, lo que sí sabemos es que la realidad para los supermercados en América Latina para los próximos meses se ve muy diferente a lo que muchos habíamos pronosticado. Los cambios en el comportamiento de los consumidores están generando una repriorización en la industria, que necesita apalancarse en la tecnología para romper barreras de distancia física, preocupaciones de bioseguridad, problemas de inventario y coordinación en la logística de última milla.

Ecommerce como primer gran desafío

“Después del desconfinamiento, el ecommerce no ha perdido participación de mercado en ningún país del mundo.''

Estas palabras de Alberto Moriana, VP Sales LATAM de Procter & Gamble, ilustran claramente uno de los cambios que llegó para quedarse. En países como Italia, a cuatro semanas del desconfinamiento, mientras el mercado en general crece al 5%, el online crece al 70%, y esto teniendo en cuenta, que similar al consumidor latinoamericano, los italianos ven la ida al supermercado como una actividad de ocio. Entonces, el mensaje resulta claro: el desconfinamiento no le quita relevancia al canal digital. 

Hace solo unos meses, el canal de ventas online de alimentos en LATAM estaba muy poco desarrollado y se veía como un medio exclusivamente para gente joven y de poder adquisitivo medio-alto. Hoy, no es sólo un medio utilizado por las masas, sino que se ha convertido prácticamente en un requerimiento de un cliente cada vez más educado y exigente.

“Lo que espera el que está usando la plataforma es recibir el producto que se pidió igual como si fuera a la tienda física en precio y tiempos prometidos.”

Súmale a esto la necesidad de asegurar al consumidor que sus productos van a ser manejados cumpliendo todos los protocolos sanitarios y te encuentras con “un gran desafío, porque muchas marcas no están llenando la expectativa,” señala Christian Cieplik, Presidente de la Asociación Latinoamericana de Supermercados.

Estas nuevas expectativas de los clientes nos empujan más allá de desarrollar un canal digital óptimo en ese primer punto de contacto, hacia un enfoque 360, como el de Instaleap, que proporciona la maquinaria logística necesaria para cumplir con la creciente demanda.

Rompiendo la barrera de la última milla 

La última milla, que en algunos casos se conoce como el último metro, o esa “pequeña” distancia que tenemos que recorrer para cumplir el compromiso con nuestros clientes, se ha convertido en un dolor de cabeza para los ejecutivos en la mayoría de industrias. Aunque el crecimiento del ecommerce debe verse como algo bastante positivo, desde la perspectiva logística se tiene que priorizar el uso de la tecnología para responder de manera eficiente a la explosión de la demanda actual.

En Colombia, por ejemplo, observamos métricas que siguen lejos del nivel de eficiencia esperado tanto por los supermercados como por el cliente final: 60% en promedio de utilización de la flota propia y un promedio de entrega de 3 días, con picos de hasta 30 días en eventos especiales. Esto evidencia que por un lado tenemos una última milla saturada con una demanda en niveles sin precedentes y unos supermercados luchando por descubrir cómo crecer más rápido, mientras optimizan su operación logística, y por el otro, un consumidor impaciente y asustado, que busca conveniencia, velocidad y  seguridad, sin hacer concesiones de precio o calidad. En consecuencia, lograr unificar estos dos mundos en una misma operación será la clave para el éxito.

César Becerra, Director de Investigación en Logyca y GS1, resume de gran manera el rol clave de la logística en el proceso de compra online, “parte de la respuesta la tenemos en la línea de batalla en donde queremos seducir a nuestros consumidores, en donde estamos para ellos, pero también está un poco antes, en el proceso logístico que antecede a eso y toda la satisfacción que eso va o no a permitir entre nuestros consumidores.”

Transformarse o sufrir en el intento

La transformación digital, muy avanzada en otras partes del mundo, por fin ha pasado de ser un lujo para las empresas en LATAM y se ha convertido en una necesidad absoluta. La tecnología, desde un punto de vista operacional de ecommerce y logística tiene el potencial de resolver exitosamente tres problemas claves en la realidad actual:

  1. Exigencias del distanciamiento social: experiencias memorables sin necesidad de exposición, no solo con el modelo de entregas a domicilio, sino con otras opciones como recogida en tienda, entregas sin contacto, entre otras.
  2. Agilidad: moverse más rápido que la competencia e iterar constantemente en la oferta de cara al cliente es muy importante para volverse una empresa más competitiva.
  3. Eficiencia: pensando en la crisis económica que se avecina, el foco de muchas empresas estará en encontrar formas de reducir costos y mejorar la productividad de sus recursos.


Adicionalmente, y ciertamente no menos importante, la tecnología va a permitir que a pesar de la disminución en la frecuencia de compra física, los retailers puedan mantener la cercanía con los clientes y construir esas relaciones que definirán de gran manera las preferencias de los compradores del futuro.

Register Now
Algo salió mal.
SPEAKERS
Ecommerce y última milla: Retos tecnológicos por conquistar

Para muchos, el mundo como lo conocíamos ha cambiado para siempre. Aunque no podamos estar seguros de esto, lo que sí sabemos es que la realidad para los supermercados en América Latina para los próximos meses se ve muy diferente a lo que muchos habíamos pronosticado. Los cambios en el comportamiento de los consumidores están generando una repriorización en la industria, que necesita apalancarse en la tecnología para romper barreras de distancia física, preocupaciones de bioseguridad, problemas de inventario y coordinación en la logística de última milla.

Ecommerce como primer gran desafío

“Después del desconfinamiento, el ecommerce no ha perdido participación de mercado en ningún país del mundo.''

Estas palabras de Alberto Moriana, VP Sales LATAM de Procter & Gamble, ilustran claramente uno de los cambios que llegó para quedarse. En países como Italia, a cuatro semanas del desconfinamiento, mientras el mercado en general crece al 5%, el online crece al 70%, y esto teniendo en cuenta, que similar al consumidor latinoamericano, los italianos ven la ida al supermercado como una actividad de ocio. Entonces, el mensaje resulta claro: el desconfinamiento no le quita relevancia al canal digital. 

Hace solo unos meses, el canal de ventas online de alimentos en LATAM estaba muy poco desarrollado y se veía como un medio exclusivamente para gente joven y de poder adquisitivo medio-alto. Hoy, no es sólo un medio utilizado por las masas, sino que se ha convertido prácticamente en un requerimiento de un cliente cada vez más educado y exigente.

“Lo que espera el que está usando la plataforma es recibir el producto que se pidió igual como si fuera a la tienda física en precio y tiempos prometidos.”

Súmale a esto la necesidad de asegurar al consumidor que sus productos van a ser manejados cumpliendo todos los protocolos sanitarios y te encuentras con “un gran desafío, porque muchas marcas no están llenando la expectativa,” señala Christian Cieplik, Presidente de la Asociación Latinoamericana de Supermercados.

Estas nuevas expectativas de los clientes nos empujan más allá de desarrollar un canal digital óptimo en ese primer punto de contacto, hacia un enfoque 360, como el de Instaleap, que proporciona la maquinaria logística necesaria para cumplir con la creciente demanda.

Rompiendo la barrera de la última milla 

La última milla, que en algunos casos se conoce como el último metro, o esa “pequeña” distancia que tenemos que recorrer para cumplir el compromiso con nuestros clientes, se ha convertido en un dolor de cabeza para los ejecutivos en la mayoría de industrias. Aunque el crecimiento del ecommerce debe verse como algo bastante positivo, desde la perspectiva logística se tiene que priorizar el uso de la tecnología para responder de manera eficiente a la explosión de la demanda actual.

En Colombia, por ejemplo, observamos métricas que siguen lejos del nivel de eficiencia esperado tanto por los supermercados como por el cliente final: 60% en promedio de utilización de la flota propia y un promedio de entrega de 3 días, con picos de hasta 30 días en eventos especiales. Esto evidencia que por un lado tenemos una última milla saturada con una demanda en niveles sin precedentes y unos supermercados luchando por descubrir cómo crecer más rápido, mientras optimizan su operación logística, y por el otro, un consumidor impaciente y asustado, que busca conveniencia, velocidad y  seguridad, sin hacer concesiones de precio o calidad. En consecuencia, lograr unificar estos dos mundos en una misma operación será la clave para el éxito.

César Becerra, Director de Investigación en Logyca y GS1, resume de gran manera el rol clave de la logística en el proceso de compra online, “parte de la respuesta la tenemos en la línea de batalla en donde queremos seducir a nuestros consumidores, en donde estamos para ellos, pero también está un poco antes, en el proceso logístico que antecede a eso y toda la satisfacción que eso va o no a permitir entre nuestros consumidores.”

Transformarse o sufrir en el intento

La transformación digital, muy avanzada en otras partes del mundo, por fin ha pasado de ser un lujo para las empresas en LATAM y se ha convertido en una necesidad absoluta. La tecnología, desde un punto de vista operacional de ecommerce y logística tiene el potencial de resolver exitosamente tres problemas claves en la realidad actual:

  1. Exigencias del distanciamiento social: experiencias memorables sin necesidad de exposición, no solo con el modelo de entregas a domicilio, sino con otras opciones como recogida en tienda, entregas sin contacto, entre otras.
  2. Agilidad: moverse más rápido que la competencia e iterar constantemente en la oferta de cara al cliente es muy importante para volverse una empresa más competitiva.
  3. Eficiencia: pensando en la crisis económica que se avecina, el foco de muchas empresas estará en encontrar formas de reducir costos y mejorar la productividad de sus recursos.


Adicionalmente, y ciertamente no menos importante, la tecnología va a permitir que a pesar de la disminución en la frecuencia de compra física, los retailers puedan mantener la cercanía con los clientes y construir esas relaciones que definirán de gran manera las preferencias de los compradores del futuro.

DE VUELTA AL HUB

¿Cómo podemos ayudarte?

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.